¿Qué es el vómito?

 

El vómito y las náuseas consisten en una sensación de malestar estomacal que puede extenderse por toda la cavidad o acentuarse únicamente en la boca e incluir gases, pinchazos, ardores y arcadas entre otros síntomas.

 

Las arcadas son un movimiento involuntario del diafragma que impulsa el contenido del estómago al esófago antes de producir el vómito, pero no siempre que se tienen náuseas y arcadas se termina vomitando.

 

La indigestión suele ser una de las causas más comunes que producen vómitos en personas de todas las edades, también la intoxicación alimentaria, durante el embarazo, Infecciones como la gastroenteritis, las úlceras de estómago o del intestino delgado y otras enfermedades graves como la apendicitis.

 

Remedios

 

1. Suero casero

 

remedio casero vaso de agua para recuperar los minerales perdidos durante el vómito, es interesante tomar suero; se puede crear de manera rápida. Tan sólo es necesario poner en un vaso de agua un poco de sal, azúcar y bicarbonato para después si se desea agregar un poco de limón. 

 

Este debe tomarse durante el día para recuperar los minerales perdidos durante el vómito. Se recomienda beberlo poco a poco, a sorbitos pequeños. 

 
2. Chupar hielo

 

Chupar un poco de hielo puede ayudara a evitar las ansias de querer vomitar. Es recomendable chupar el hielo durante un lapso de 3 minutos y si regresan las ganas del vómito volver a hacerlo. 

 

3. Compresas de agua

  

Compresas y agua cuando tenemos vómito, se recomienda mojar una serie de compresas con agua fría y con agua tibia, colocándolas en la zona del vientre e ir intercalando, un par de minutos con agua tibia y luego un par de minutos las de agua fría; de esta forma se reducen las ganas de tener que vomitar. 

 

4. Zanahoria y patata

 

Ayuda a combatir la gastroenteritis, rehidrata, previene las afecciones gástricas y es fácil de digerir. Pasa por una licuadora un poco de agua con una zanahoria y dos patatas lavadas y peladas. Tómate este zumo dos veces al día.

  

5. Jengibre y anís verde

 

Las propiedades de la raíz de esta planta son muchas, entre una de ellas es que te ayudará a combatir la gastroenteritis y reducir las náuseas. Ya muchas antiguas culturas asiáticas descubrieron las propiedades curativas de esta raíz hace varios siglos y la usaban para aliviar problemas digestivos.

  

Si se le añade anís verde, se potencia sus efectos gracias a sus propiedades carminativas que ayudan a restablecer un correcto funcionamiento en el estómago. Tómate una infusión de jengibre y anís verde dos veces al día y te sentirás mejor.

  

Si este articulo te fue  de mucha utilidad déjame tu comentario.